Élite

ociozine

No os lo vais a creer, pero hoy voy a hablar de una serie española. Y es que el nuevo fenómeno de Netflix es patrio. Y quede constancia aquí de que no he visto Élite porque sea la serie número uno (a nivel mundial) en «binge-watching» de las últimas semanas según TV Time, (la aplicación en las en la que los muy seriéfilos apuntamos lo que hemos visto y lo que no, para no perdernos; un poco como el “sile” y “nole” de nuestra generación).  El motivo ha sido mucho más personal, y es que, Omar Ayuso, uno de los protagonistas, es el hijo de una querida amiga de hace muchos años, y no podía resistirme.

Pero vayamos al grano. Un colegio público de un pueblo dormitorio cualquiera de nuestro país, se ha derrumbado, con los alumnos dentro, por culpa de la baja calidad de los materiales de construcción. Afortunadamente no ha habido desgracias personales. Para quitarse algo de mala prensa, el constructor del instituto ofrece a tres de los chicos afectados, otras tantas becas para estudiar en el más exclusivo colegio de la zona, donde también estudian sus hijos.

ociozine

La llegada de los tres chicos no va hacer ninguna gracia a los alumnos del colegio, ni a sus padres. Para colmo, al más puro estilo Riverdale, todos ellos van a verse envueltos en un asesinato, y con el “bagaje” que llevan todos y cada uno de los chicos a cuestas, no es de sorprender que todos ellos sean sospechosos.

Un atractivo y joven reparto, poco conocido, en el que además de Omar, destaca Miguel Bernardeau, hijo de Ana Duato, (que es clavadito a su padre, con el que tuve la suerte de trabajar, hace… casi mejor no digo los años que hace). Siguen los parámetros de estas series adolescentes como la ya mencionada Riverdale, Gossip Girl, The OC, por poner algunos ejemplos. Conflictos generacionales, racismo, discriminación, adicciones, sexo, amores imposibles, todo ello aderezado con una banda sonora llena de canciones muy conocidas de la historia más reciente de nuestra música. Netflix ya ha confirmado la segunda temporada.

Publicado en Tribuna de Ávila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te pueden interesar