Caminos ocultos, de Tawni O’Dell

Hacía tanto que no leía un libro “de adultos”, que esté ha sido como un bofetón.

Y es que la historia de Harley Altmyer, precedida de una buenísima crítica en USA, recomendada por la diosa Oprah, y el New York Times, y futura película producida por Michael Ohoven, es tan brutal, que me dejó conmocionada.

Harley tiene viente años, vive en un pequeño pueblo de Pensilvannia y acaba de convertirse, a la fuerza, en el cabeza de familia.

Su madre ha sido condenada a cadena perpetuia, por matar a su padre maltratador. Así que Harley ha de hacerse cargo de sus tres hermanas (de dieciséis, once y seis años), mantenerlas unidas, protegerlas, conseguir que no dejen los estudios, cuidar al perro, pagar las facturas, la hipoteca (con sus dos trabajos apenas llega a todo), acudir a terapia todas las semanas, intentar conseguir novia, (o al menos alguien con quien practicar sexo de una vez) y además debería cortar el césped.

Resultado de imagen de Caminos ocultos, de Tawni O'Dell

Pero aún hay más, porque la historia comienza con Harley siendo interrogado por la policía, por el asesinato de una mujer, y ya desde las primeras páginas te das cuenta de que, aunque en el fondo es un buen chico, su cabeza no parece funcionar como es debido. Y mientras está en la comisaría empieza a recordar algunos momentos de su vida, que lo confirman, y te lleva, al menos, a vislumbrar algunas de las circunstancias que le han llevado a esa sala de interrogatorios, y te desvela oscuros secretos cada vez más escabrosos.

Lo he pasado tan mal con la historia, que voy a ver si encuentro alguna de magos, vampiros guapos o adolescentes vestidas de rosa chicle, para quitarme el mal sabor de boca de este magnífico libro.

Publicado originalmente el 26/04/2012

No Comments

Leave a Comment