Operación Paperclip

¿Sabíais que cuando acabó la II Guerra Mundial, los americanos decidieron que era mejor que los cerebros de los científicos nazis estuvieran en Estados Unidos que en la Unión Soviética? Supongo que lo de meterlos en la cárcel por las atrocidades que habían cometido no pasó por sus cabecitas. Así que idearon la Operación Paperclip, con la cual crearon nuevas identidades para todos aquellos angelitos, médicos, ingenieros, científicos, y los pusieron a trabajar en las instituciones del gobierno. El cerebro de la operación acabó dirigiendo la CIA, no os digo más.

Uno de las figuras más conocidas del experimento fue Wernher von Braun, que diseñó la nave Mercury, la primera nave tripulada que la Nasa envió al espacio. La historia del programa Mercury, y de los siete magníficos del Mercury, los primeros astronautas estadounidenses, se convirtió en una novela de Tom Wolfe, y en una película de nombre Elegidos para la Gloria, que se estrenó en 1983, y protagonizada por Sam Shepard, Scott Glenn, Ed Harris, Dennis Quaid y Charles Frank, entre otros.

Disney, (concretamente National Geographic) y Leonardo di Caprio (solo como productor) son los responsables de una nueva adaptación de la novela, con el mismo nombre, en la que cambiamos aquellos nombres por los de Patrick J. Adams, Colin O’Donoghue o (suspiro) James Lafferty. Una buena adaptación (aunque la película está mejor, no nos vamos a engañar), bien ambientada y con una fantástica música. Aunque solo sea por ver a nuestros Nathan Scott y Killian ‘Hook’ Jones, merece la pena. En Disney +.

Cuando Ruth Heidelbaum, una judía superviviente de los campos de concentración nazis, que emigró a Estados Unidos, se encuentra a uno de los oficiales responsables de sus torturas, en un supermercado de su barrio de Nueva York, va a ponerse en marcha un mecanismo en el que un grupo muy heterogéneo, formado por Meyer Offerman, (Ladies and Gentlemen: Mr. Al Pacino) un judío millonario, junto a otro matrimonio, todos ellos supervivientes de los campos, más un actor, una monja, una negra, y un asiático, van a dedicarse a cazar y eliminar a cuantos nazis se esconden detrás de nuevas identidades, gracias a la Operación Paperclip.

Cuando Ruth es asesinada, su nieto, Jonah (Logan Lerman, otro gran actor de la generación de Dylan O’Brien) un chico inteligente, un poco friki, y con una gran capacidad deductiva, va a descubrir todo este mundo oculto, del que su abuela había intentado mantener alejado.

Hunters es la serie que Tarantino hubiera querido hacer. Violencia, divertidos momentos completamente surrealistas, y mucha música. Y un final espectacular. Muy recomendable. En Amazon Prime Video.

Publicado en Tribuna de Ávila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.