Tenía que llegar

ociozine

Tenía el presentimiento. Desde el día en que Jeffrey Dean Morgan anunció que iba a volver como invitado al episodio 300 de Supernatural (perdón, Sobrenatural, en su traducción al español). En todas las «cons» y en todas las entrevistas, siempre que preguntaban a J2 (el diminutivo con el que se conoce a Jensen Ackles y Jared Padalecki) su respuesta era que esperaban que el personaje de John Winchester pudiera volver antes de que la serie se acabara. Estaba claro que era el principio del fin.

Otra pista fue la reducción del número de episodios de la actual temporada. El canal siempre ha asegurado que la serie seguiría en antena mientras que Ackles y Padalecki quisieran. Cuando, a principios de esta temporada, anunciaron que esta tendría un par de episodios menos, por expreso deseo de sus protagonistas, quedaba claro que los (ya no tan) chicos empezaban a acusar el cansancio de trabajar catorce años sin apenas descanso.

Así que cuando, anoche Jensen Ackles, Jared Padalecki y Misha Collins anunciaron que la próxima temporada, la decimoquinta y recién renovada temporada, será la última, me dije a mí misma eso que tanto odiamos escuchar (aunque nos lo digamos a nosotros mismos): Te lo dije.

Queda por saber qué nos tienen preparado los guionistas como traca final, pero os seré sincera, no creo que vaya a ser un final feliz; yo lo veo más parecido a Dos hombres y un destino que a Qué bello es vivir, aunque Castiel pueda ganarse las alas.

ociozine

No voy a negar que esta es mi serie favorita (si queréis saber porqué, solo tenéis que buscar por los posts de este blog). Ya estoy imaginando lo que voy a llorar, cuando acabe. A pesar de los altos y bajos de los guiones o de algunas decisiones en cuanto a elección o eliminación de cast, para mí es esta una serie que merecía mejor trato por parte de la crítica «sesuda» y profunda, y, definitivamente, por parte de aquellos que nominan y deciden los premios interpretativos «grandes».

Yo, desde mi pequeño rincón, solo puedo agradecer a todos y cada uno de los que han hecho posible más de 300 horas de felicidad televisiva. Incluidos los leviatanes.

«Saving people, hunting things. The family business.»

Publicado en Tribuna de Ávila.

Ninguna gracia

¡Maggie is back!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te pueden interesar

Ninguna gracia

Más brillantina

Amigos de Instagram

Adam consigue escapar

Se han casado

A %d blogueros les gusta esto: