Una madre fuera de lo común

El día de la madre más extraño de cuantos hemos vivido está aquí, y voy a aprovechar para hablaros de algunas madres, que por un motivo o por otro, tampoco se adaptan al concepto habitual Dos series y dos películas, (bueno, tres) todas ellas comedias disponibles en diferentes plataformas, para ver mientras seguimos quedándonos en casa. #quédateencasa

Allyson: Desmadre de madres

Allyson está muy estresada. Es un ama de casa con tres hijos mucho más activos, ruidosos y traviesos que la media. Su marido viaja continuamente y ella es una obsesa del orden y la limpieza, algo que, lógicamente, no puede conseguir en el manicomio en el que vive. Necesita una noche de chicas, con su dos amigas, la mujer el pastor de su congregación, madre de una adolescente, que no solo ha de ser perfecta, sino además parecerlo, y una profesora de guardería, cuyo marido le tiene miedo a los niños, incluidos sus hijos gemelos. De cuidar de los peques se encargarán “los chicos”. Es solo una noche, ¿qué puede salir mal?

Comedia de enredos, muchos de ellos previsibles, pero, no por ello menos divertidos. Protagonizada por Sarah Drew (Anatomía de Grey) y Sean Astin (hago un inciso: ¿habéis visto la videollamada de reunión de los Goonies? ¿A qué estáis esperando?, ¡buscadla en youtube ya!). Disponible en HBO.

 

Donna: Mamma Mía

Donna es madre soltera. Ha criado Sophie, su hija, sin ayuda de nadie, en una pequeña isla griega, donde tiene un hotelito rural. La joven va a casarse, y quiere invitar a su padre a la boda. El problema es que no sabe quién es. Ni Donna tampoco. Así que Sophie (a espaldas de su madre) va a invitar a sus tres posibles padres, con la esperanza de reconocerlo nada más verlo. Cuando Donna se encuentra a sus tres amores del pasado, cree que está en una pesadilla.

Protagonizada por Meryl Streep, Amanda Seyfried y Pierce Brosnan, es un musical compuesto en exclusiva por canciones de Abba. Está en Netflix y Amazon Prime Video.

Tiene una segunda parte, Mamma Mía. Una y otra vez  (en Amazon PV) en la que Cher hace de Ruby, la madre de Donna. Todo estaría muy bien si no se llevaran solo tres años.

 

Lorelai: Las Chicas Gilmore.

La historia de una madre soltera un poco atolondrada, su seria, estudiosa y disciplinada hija adolescente, que viven los roles cambiados en una pequeña y pintoresca ciudad, y los hombres de su vida: el dueño del café, donde desayunan, comen y cenan. Y beben café a litros. El padre de la criatura.Y el trío de novios perfectos, cada uno a su manera, de Rory: Dean (que luego sería Sam, el hermano de Dean en Sobrenatural), Jess (Jack Pearson en This is us) y Logan (Conrad en The Resident). Difícil elección. Ah, y los abuelos.

Más de cien horas de comedia romántica. Siete temporadas, más una extra que sirve de reunión, y  cuenta dónde están todos, diez años después. Y nos deja una gran incógnita sin respuesta. Todo ello disponible en Netflix.

 

Jean: Sex Education

Para un adolescente, que su madre sea una inhibida terapeuta sexual, no es demasiado fácil. Sobre todo si es un chico tímido, que no se encuentra precisamente entre los “populares” del colegio, y no quiere que se descubra la profesión de su madre. Pero, a pesar de los inconvenientes, a todo hay que buscarle el lado bueno. Todo lo que ha aprendido a lo largo de su vida le puede servir para ayudar a sus compañeros, en una consulta clandestina de terapia sexual. Comedia mezclada con drama, muy británica, y muy, pero que muy explícita.

Protagonizada por Gillian Anderson y Asa Butterfield, que fue Ender en El Juego de Ender, y Bruno, el amigo del Niño del Pijama de Rayas. Está en Netflix.

 

¡Feliz día de la madre a todas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: