#JusticeForMonEl

karamel

No sé a cuántas series me habré enganchado porque alguna pareja me gusta. Sobre cuantas OTPs habré tuiteado, hecho montajes para instagram, o vídeos para mi canal de youtube (y vistos los más de siete millones de visualizaciones que acumula, debe de ser que no soy la única).

También sé, y no me canso nunca de decirlo, que, en la mayoría de los casos, cuando, al fin son felices y comen perdices, el interés de la serie suele ir en picado.

El caso es que en Supergirl habían conseguido mantener el clímax. A base de separaciones forzosas y épicas reuniones. Y entonces llegó el episodio final de la tercera temporada. Mátame, camión.

Alerta de Spoiler.

Después de una primera temporada bastante insulsa, en la que Kara no tenía muy claro si le gustaba James, o el hijo de su jefa (su entonces marido), Supergirl aterrizó en CW, llegaron Clark, Maggie y Mon-El, y de repente todo encajó.

A la Tierra llega una nave Kryptoniana con un misterioso ocupante, que resulta ser de Daxam, el planeta gemelo y rival de Krypton. Mon-El se presenta como un miembro de la guardia real, que fue salvado por el príncipe heredero de Daxam, y ha resultado ser el único superviviente del planeta.

karamel

Al principio Kara no le ve con buenos ojos. Daxam era un planeta de vividores, cuya familia real gobernante abusaba y maltrataba a su pueblo, algo que en Krypton fue siempre muy mal visto. Poco a poco, Mon-El se irá ganando la simpatía de Kara, y algo más.

La relación de #Karamel (el “dulce” nombre que los fans americanos dieron a la pareja) fue una autentica montaña rusa. Primero intentaron negarse a sí mismos y a los demás lo que sentían el uno por el otro.

Cuando, por fin, se convirtieron en pareja, cayó la primera bomba. Mon-el resultó ser el príncipe heredero de Daxam. Y Kara, al saberse engañada, rompe con él. Tuvo que llegar mi querido Darren Criss en el papel de Music Meister, para organizar un episodio musical (ay, esa nostalgia de Glee, y ese descubrimiento de la voz de Jeremy Jordan), para que la chica de acero se diera cuenta de que el amor es más importante que nada, y perdonara su mentira.

Pero, la reina de Daxam no estaba dispuesta a perder a su hijo, ni a dejar pasar la ocasión de dominar un nuevo planeta, así que por dos ocasiones Mon-El estuvo a punto de verse forzado a abandonar a su novia. Y las dos ella consiguió salvarlo.

karamelPero, a la tercera ya no hubo solución. Para salvar a la tierra de la invasión daxamita, la única solución era soltar en la atmósfera la única sustancia venenosa para la especie. Para salvar al planeta, Kara debía renunciar al amor de su vida. Así que con ambos corazones rotos, Mon-el debía huir, en la misma nave que lo trajo, rumbo a un futuro desconocido.

En la tercera temporada, pasamos de ver a Kara sufrir por su amor perdido, a verla sufrir por su amor encontrado. Y es que, de la nada, reaparece Mon-El. Acompañado de su mujer.

karamel
A lo largo de la temporada vamos descubriendo que al huir de la Tierra alcanzó un agujero de gusano que le llevo al siglo XXXI, donde ha pasado siete largos años (mientras que aquí solo han pasado siete meses). El futuro es muy negro, y los planetas están en guerra. Siguiendo todo lo que aprendió de Kara, Mon-El ha organizado un grupo de héroes, llamados la Legión, para proteger a todos.

Una de las maniobras utilizadas es casarse con la hija de una importante familia de la luna de Saturno, para unir a ambos planetas. Sigue enamorado de Kara, pero convencido de que no la verá más, decide seguir adelante, ya que es es una manera de salvar a mucha gente.

karamel

Pero una vez que se reencuentra con ella… No pude decirle lo que siente, porque ahora es un hombre casado, y se debe a su mujer. Y tiene que sufrir, en silencio (como en el anuncio) y ver cómo Kara sufre también. Y cuanto más tiempo pasa junto a ella, más difícil le resulta ocultar sus sentimientos.

Y su mujer se da cuenta, y decide contarle algo que le ha estado ocultando. Llegar a este tiempo y a este lugar no ha sido un accidente. Estaba todo planeado, por ella y su compañero Brainy (mitad humano, mitad AI), para acabar con el mayor enemigo de su futuro, cuando aún es posible.

Este hecho termina por convencer a Mon-El de decir a Kara lo que siente por ella. Y es ahí, cuando los fans de Karamel empezamos a hacernos ilusiones. En un paseo, en un recién descubierto Argo City (la ciudad en la que Kara nació, en la que vive su madre, a la que todos creíamos muerta), ambos dan a entender que aún se quieren, aunque no con todas las palabras. Como siempre, se verán interrumpidos por una nueva amenaza. 

karamel

Y entonces, la debacle. Imra libera a Mon-el de su matrimonio, una vez que se ha dado cuenta de que nunca podrá dejar de querer a Kara. Mon-El es feliz. ¡Sonríe! por primera vez en mucho tiempo, y en ese momento Brainy le dice que no puede quedarse en este tiempo. El futuro depende de él. ¿Otra despedida llena de lágrimas?

Eso es lo que debieron de pensar los guionistas, cuando decidieron tirarnos (es la única manera que se me ocurre de describirlo) el peor adiós de la historia de la Televisión. Una lágrima en los ojos de él, una fría sonrisa en los labios de ella, y un anillo tirado desde la distancia. “Por si algún día me necesitas”

Buena está liada en Twitter. Los haters regodeándose, unos quieren que Kara se enamore de Brainy (que ha pasado a ser uno de los protagonistas, mientras que Jeremy Jordan, nuestro Winn, y su voz, pasa a ser episódico), otros que cambien de acera y se líe con Lena Luthor, se alegran de que Mon-El (del que sabemos que no volverá en la temporada 4) se haya ido.

karamel

No entienden que de los que nos quejamos la mayoría de los fans no es de que se haya ido, sino de la fría, helada, despedida. Nos han tenido toda una temporada con la miel en los labios, lo único que pedíamos era una despedida de verdad. Siendo el ya un hombre libre (de lo que se quejaban los más puritanos), no les hubiera costado nada que se hubieran dado un beso que nos habíamos ganado después de veintitrés episodios.

Ya han pasado algunos días, y poco a poco, se me va pasando el disgusto, pero ¿cómo voy a enfrentarme a una temporada completa de Supergirl, sabiendo que habrá muy poco Winn y cero Mon-El?

1 Comment

  • kelly Cristina Oliveira Risério 30 junio, 2018 at 4:09 am

    o mon ell precisa de um final justo, já que ele não teve o reconhecimento que merecia nessa temporada

    Reply

Leave a Comment