Sólo le faltaban el arco y las flechas.

¿Os acordáis del huérfano rubio de ojos azules, que desapareció mientras viajaba cerca de China con su padre, al que todos daban por muerto, y que volvía varios años después, lleno de cicatrices y tatuajes, convertido en una máquina de matar, dispuesto a salvar su ciudad de un villano asesino y convertirse en superhéroe? Pues a Finn Jones solo le faltaban ya el arco y las flechas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te pueden interesar